fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

Superar el miedo a indignarse

Para precisar conceptos, como miedo puede definirse al estado emocional que surge en respuesta de individual ante una situación de eventual peligro o, también, se refiere al sentimiento de desconfianza de que pueda ocurrir algo “malo”. En resumen, en España hay miedo generalizado. A la debacle económica. Al gobierno de la ultraderecha franquista. A la pérdida de los derechos más básicos que nos definen como presunta democracia. A la ausencia de un futuro para los más jóvenes. A la falta de respuesta de las opciones progresistas para dar respuesta a lo anterior.

El objetivo último de la colosal campaña mediática del statu quo franquista que viene dominando las decisiones económicas, sociales y políticas en nuestro país, ha inoculado la sensación del miedo a indignarse. Es el resultado más perverso de los productos televisivos y radiales que aplicaron una masiva manipulación sobre las indefensas personas que, ante sus pérdidas, dan más credibilidad a los pintorescos personajes que dirigen el infotainment, que no es más que la información degradada como entretenimiento, televisivo, radial y escrito en España. Muerta la verdad, viva la mentira.

Se implantaron así un conjunto de creencias que consolidan la sensación de que de nada sirve indignarse por el saqueo que se llevó a cabo y, por el que se avecina, con la transferencia de los fondos europeos a los grupos empresariales que controlan esos imperios mediáticos. Han convencido que nada cambiará. Que tu insignificante vida es inerte. Que te des por vencido. Que no te indignes. Que es inútil. Por ello la población vulnerable vive atemorizada. Con miedos.

En cualquier caso, ese sentimiento, que también es un mecanismo de defensa, psicológico y fisiológico, permite al ser vivo mantenerse alejado o a la defensiva y asegurar su supervivencia ante un eventual peligro. Aunque se puede afirmar, además, que el miedo es necesario y hasta positivo porque prepara al organismo a reaccionar ante situaciones que requieren una activación de la conducta individual frente a esas amenazas. Es decir que se puede pasar de la inhibición del temor a la acción indignada. Eso dio lugar al 15M. Recordemos.

Ese comportamiento de la indignación suele ser una reacción espontánea contra algo que se considera inaceptable. Dicha emoción puede derivar en acciones más o menos organizadas, como una marcha de protesta. La indignación también puede reflejarse en una emoción violenta inmediata, como golpes o insultos… o en un comportamiento como el acudir a votar. Veremos si la tal campaña ha tenido éxito.

Recordemos a aquellos españoles que fueron los que se agruparon bajo la denominación Movimiento 15-M, nombre que aludía a la fecha, el 15 de Mayo de 2011, en la que un total de unas cuarenta personas decidían acampar en la Puerta del Sol de Madrid, para dejar constancia de su rechazo absoluto no sólo al bipartidismo que existía en el país, sino también a que los bancos sean los que, en muchos aspectos, controlaban la riqueza país colectiva.

De tipo pacífico fue este movimiento, fruto de la indignación, al que progresivamente se fueron sumando más y más ciudadanos que consideraban que el pueblo unido era el que tenía la llave para luchar contra la corrupción política, contra el “control” de entidades financieras y empresariales o contra los recortes que los gobernantes estaban llevando a cabo y que estaban haciendo que las personas de a pie vieran menoscabados sus derechos en cuanto a las condiciones laborales, educación o sanidad, entre otras.

Recordar es bueno para la España del futuro. Vota en conciencia. Supera el miedo a indignarte.

 

 

 

 

 

 

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes