Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Entrevistas

"Trump es un horror" La entrevista de Natalia Lafourcade en La Pizarra

La Pizarra entrevistó la semana pasada a Natalia Lafourcade. Os dejamos el vídeo de la conversación.

Sobre el coronavirus y la cuarentena

Afortunadamente de salud estoy muy bien, en mi casa en Veracruz, guardadita desde hace tiempo. En el campo tenemos chance de caminar en el verde y de respirar aire limpio fresco. Me siento muy agradecida.

Estoy aprovechando de estar en el hogar y hacer ese viaje introspectivo que es inevitable en estos tiempos. Hay que conectar para adentro. Son tiempos de reflexión para pensar sobre el mundo, la vida y cómo uno la va caminando.

Es tiempo de meditar cómo veníamos viviendo y cómo queremos continuar viviendo. Todo esto nos ha hecho simplificar la vida a lo más básico y eso viene bien.

Sobre política en México

La tarea es muy difícil, tenemos tantas situaciones que arreglar. Pero el trabajo que tenemos que hacer es tan a nivel humano: se necesita consciencia y despiertos. Necesitamos la colaboración no sólo de los gobiernos sino de todos nosotros.

AMLO tiene sus buenas intenciones, pero la manera de llevarlas a cabo ha sido difícil. Ser líder y dirigir a cientos de personas para que vayan hacia la misma dirección y se logre que el bienestar sea general es una cosa muy compleja.

En México mucho estamos apostando por un cambio para bien. pero también cambiar es amargo, es incómodo. Hacerlo implica una disciplina y valentía brutal. No va a ser fácil.

Tenemos problemas similares y al final tiene que ver con valores que hemos perdido como humanidad. Hay que trabajar en el amor, el respeto, promover la vida con mucha mayor sencillez y el vivir bien. Entender que no necesitamos tanto.

Hay gente muy pobre en la cabeza y en el espíritu. Habiendo esa carencia en muchos lados ¿cómo se arreglan tantas situaciones?

Sobre lo que espera después de la pandemia

Espero que seamos mejores. Me gustaría ser muy positiva y pensar que vamos a regresar mucho más despiertos como humanidad, más conscientes, conectados con nosotros mismos y como sociedad.

Aunque estemos lejos, hay que entender que lo que uno hace afecta a los demás. Esto nos está llevando a entenderlo, de una manera muy fuerte, desafortunadamente haciendo padecer momentos muy difíciles a mucha gente.

Quiero creer que vamos a regresar más conscientes y respetuosos con la vida.

Sobre el feminismo

Durante los últimos años hemos asistido a un despertar impresionante. Se está compartiendo mucha información, creando mucha conciencia acerca de cómo hay tantos temas relacionados con el género a los que tenemos que dar atención.

Mi postura va mucho más hacia el trabajo que tenemos que hacer para encontrar el equilibrio entre ambas polaridades, femenino y masculino.

Hemos perdido la noción de que todos somos ambas cosas. Hay que encontrar ese balance y ese gusto por esa realidad de nuestra existencia. Bienvenida la dualidad, esa energía que se complementa.

El sistema nos ha desconectado de este principio. En la medida que lo recuperemos es que vamos a respetarnos, con nuestras diferencias y pudiendo vivir de una manera más horizontal, más igualitaria. Poder mirar con respeto y admirar las diferencias y diversidad, en lugar de juzgarlas.

Sobre sus canciones

Yo siento que las canciones son seres vivos. Tienen alma y espíritu propio. Una vez que las terminas y las liberas hacen lo que les da la gana. No puedes controlar. Es muy mágico. La gente las adopta y nunca sabes hacia dónde van a llegar.

A veces me conflictúa porque hay muchas canciones que para mí significan tanto, pero que a lo mejor no han encontrado su espacio como otras.

“Palomas Blancas” es una canción que compuse como una oración. Está llena de metáforas y habla de no perder la tierra, el mundo, no perderme a mí misma. La letra es una belleza, muy conectada a nivel espiritual y la fuerza de la Pachamama que es lo más grande que tenemos. Me gusta mucho esa canción, pero no es un hit.

Al momento de ser exitosos, si no estamos conectados con nosotros, si no respetamos la vida y la tierra y la sencillez de estar aterrizado, de nada nos sirve estar arriba si no estamos en paz.

Siempre quiero estar anclada a la tierra. Con la gira de Hasta la Raíz, siempre cantaba esta canción y, en medio de éxito y premios, pedía ‘Pachamama no me dejes’. Hay muchas cosas que son ilusiones, momentos efímeros.

Sobre su nueva producción musical “Un Canto por México”

En “Un Canto por México” hay México. Siento a mi país en este disco. Hubo días en el estudio de grabación que yo quería llorar de emoción porque no lo podía creer el disco que estábamos haciendo.

Ver cómo iban naciendo tantos paisajes, olores, aromas, texturas, dialectos, espíritu, vida. Para mi este disco es como la artesanía del árbol de la vida. Puedes sentir la presencia de la tierra el barro, el maíz, los mercados, las ciudades, el metro, la gente, las comunidades. Sientes las diferentes géneros, influencias y raíces musicales que tenemos en México y que se mezclan con las nuestras. Es un disco cargado de mucha riqueza.

Lo que hace que este proyecto tenga tanta riqueza es la cantidad de gente que colabora y todos los aspectos que se mezclaron: compositores, canciones conocidas que forman parte de la música tradicional mexicana, hasta temas míos de discos anteriores. Es una mezcla de universos.

Sobre sus inicios en la industria musical

A los 17 años firmé contrato con Sony Music y a los 18 años saqué mi primer disco. Fue abrumador.

La llamada “llegada de la fama” fue muy fuerte. Yo sabía que quería cantar y dar conciertos, pero no sabía lo que implicaba la industria musical demandaba. Fue muy difícil llevarlo y entender cómo relacionarse.

Había muchas cosas de la industria musical que no me calzaban, no comprendía. Me sentía totalmente desarmada.

Sobre cómo superó tiempos difíciles

A los 21 años tuve un colapso y me fui a vivir a Ottawa en Canadá. Pasé casi un año ahí y me ayudó a reestructurarme y reconstruirme porque me fui rota y confundida siquiera sin saber si quería seguir haciendo música, cantando, componiendo canciones. Estaba muy triste y desilusionada.

En Canadá pude hacer mucho contacto conmigo y la música de otra manera. Ahí compuse “Las Cuatro Estaciones del Amor”, conectada con la creatividad sin límites, sin nadie que me dijera ‘tiene que haber un coro o un verso’, sin estructuras. Eso me ayudó a tomar valor para empezar de nuevo.

Mi regreso a México después de Canadá fue un volver a empezar de cero, literalmente: me había gastado todos mis ahorros, no tenía manager, no tenía carrera. Pocos se acordaban de mi. Pero fue muy bonito porque me permitió comenzar con otra mente y fuerza.

Íntimo con Natalia Lafourcade

De pequeña era muy rebelde y traviesa:

“Me corrieron del colegio casi cada año. Pobre de mi mamá. Y además nunca fui muy buena en la escuela, salvo las materias que tenían que ver con las artes: dibujar, bailar, etc. Todo eso se me daba mejor.”

Cuando tenía seis años tuvo un accidente que cambió su carácter y la música la salvó:

“Me pateó un caballo en la frente y me afectó muchísimo. Estuvo alrededor de seis meses en recuperación. Habían unas medicinas que me me volvieron muy hiperactiva. Ya era muy inquieta y eso acentuó mi temperamento. La música se volvió mi medicina. Me mantenía entretenida y me iba sanando.”

Sin embargo, se siente satisfecha con su infancia:

“Tuve una niñez muy feliz. Mis padres son maestros de música. Tenían una escuela en la casa, todos los días recibíamos a niños y niñas.”

“Crecí escuchando música clásica por mis padres: Bach, Beethoven. También mucha música barroca porque mi papá es clavecinista y tenía su taller para construir clavecines”

Nos habló de sus padres:

“Mi papá es chileno y siempre se hablaba de Chile en mi casa. Él llegó a México en el 73, después del golpe de Estado a Augusto Pinochet y padecía mucho no poder volver.”

“Mi mamá es una mujer muy sensible, muy preocupada por la enseñanza musical”

“La separación de mis padres fue difícil. Mi mamá y yo nos mudamos a Veracruz, y mi papá se fue a Querétaro. Durante un tiempo me costó trabajo asimilarlo, pero luego lo normalice.”

También nos confesó que Oaxaca es una de sus ciudades favoritas de México y que es “mala” para recordar nombres.

Tiki-taka

Una palabra mexicana que usa con más frecuencia: “Ahorita”. Mi papá que es chileno se desespera. Dice que “ahorita” es jamás.

Platillos mexicanos preferidos: me encantan los tamales, el mole y los chilaquiles.

Películas recomendadas: Guerra Fría está en el top 10 de mis pelis favoritas. Soy fan de Hayao Miyazaki el director de Castillo Vagabundo y otras. También recomiendo “La Tortuga Roja”, es un poema visual.

País que le gustaría vivir fuera de México: Me gustaría vivir tantito en Chile porque soy mitad chilena. Sería importante conectar para mi con una tierra que también es mía. Y Francia.

Otras

Veracruz: rinconcito donde hace un sonido el mar.

Maria del Carmen: amor, amor, amor.

Los Macorinos: elegancia musical.

Donald Trump: horror.

Qué quiere ser de mayor: una señora muy en paz y libre.

Comparte esta noticia

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA