Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Perfil

Zarzalejos: el periodista ultrajado por su gente

Monárquico, borbónico y juancarlista, la sangría de lectores y suscriptores que sufrió ‘ABC’ bajo su dirección acabó llevándoselo por delante, pero años después fue el primero del mundo en dar la noticia de la abdicación de Juan Carlos I

Ultrajado por ‘su’ gente
José Antonio Zarzalejos

Monárquico y borbónico –y juancarlista–, José Antonio Zarzalejos fue el primer periodista del mundo en dar la noticia de la abdicación de Juan Carlos I como rey de España, cargo que –como los de jefe de Estado y mando supremo de las Fuerzas Armadas, que en España vienen todos en el ‘pack’– Juan Carlos de Borbón ostentaba por designación del general Franco y desde la muerte de este.

Nacido en Bilbao en 1954 en el seno de una familia franquista, Zarzalejos ingresó en 1989 en ‘El Correo Español-El Pueblo Vasco’ –actualmente, ‘El Correo’ a secas–, diario del que un año después ya era director adjunto. En 1993 fue nombrado presidente del Consejo Editorial del Grupo Correo –editor de ‘El Correo’– y director del diario, cargo que ocupó hasta que en 1998 accedió al puesto de director editorial del Grupo Correo. Con su prosa engolada y como de laboratorio a cuestas, en 1999 fue nombrado director del diario ‘ABC’ –editado por Prensa Española–, cargo que ocupó hasta que en 2004 accedió al puesto de secretario general del Grupo Vocento –producto de la fusión, en 2001, del Grupo Correo con Prensa Española–. Y, de puesto en puesto, en 2005 volvió a ser director de ‘ABC’. Pero había un viejo ‘amigo’ esperándole: “Carcalejos” es el más suave de los muchos calificativos que le dedicó Federico Jiménez Losantos –que acabaría condenado por ello– entre 2006 y 2008, los años más duros del enfrentamiento entre el entonces director del programa ‘La Mañana’ de la Cope y el entonces director de ‘ABC’. No extraña, pues, que aquel enfrentamiento con Losantos, combinado con la suavidad de Zarzalejos en las formas, haya granjeado a este una aureola de ‘moderado’ que en parte dura hasta hoy… y que no se corresponde del todo con la realidad.

El caso es que con Losantos bendecido por los obispos, erigido en voz cuasitodopoderosa de la derecha española y volcado en su campaña contra ‘ABC’ y su director, el diario sufrió una sangría de lectores y suscriptores que a principios de 2008 acabó llevándose por delante a Zarzalejos –Esperanza Aguirre se impuso a Alberto Ruiz-Gallardón en la ‘guerra’ del PP de Madrid y con ello Losantos, el protegido de Aguirre, se impuso a Zarzalejos, el protegido de Gallardón–, que tras salir de ‘ABC’ de un puntapié en salva sea la parte buscó refugio primero en una consultoría de comunicación y un año después escribiendo para diversos diarios digitales columnas de Opinión que a menudo pasan mucho más desapercibidas de lo que le gustaría. En cualquier caso, no extraña que de Zarzalejos se haya escrito que decir que, en aquellos duelos tan madrileños, su gente lo apaleó sería quedarse corto. Que su rostro de cochero de Drácula en versión de Paul Naschy apenas refleje emoción alguna no significa que no recibiera una auténtica somanta de la que ni se ha repuesto ni probablemente logrará reponerse nunca. Y ahí le duele.

Aquel mismo año de 2008 murió su padre, de nombre también José Antonio y que había nacido en Madrid en 1922 y llegado a tierras vascas en los años cincuenta para seguir curtiéndose profesional y políticamente como fiel servidor de la dictadura franquista: profesionalmente como fiscal jefe de Vitoria y de la Audiencia de Bilbao y políticamente como hombre de confianza del ministro Manuel Fraga, que lo nombró primero delegado del Ministerio de Información y Turismo –es decir censor– y después, en agosto de 1976, gobernador civil de Vizcaya y por ende jefe provincial del Movimiento. Y más fraguista que el propio Fraga –que había dicho que para enarbolar legalmente la ikurriña habría que pasar por encima de su cadáver… y acabó viviendo 35 años más– se mostró cuando, en enero de 1977, dimitió a las pocas horas de la “legalización con condiciones” de la bandera vasca, precisamente por su desacuerdo con el permiso para utilizar la ikurriña que había dado el Gobierno de Adolfo Suárez. Ya en el régimen del 78 y –como tantos otros– reconvertido en ‘demócrata de toda la vida’, en 1982 fue nombrado fiscal del Tribunal Supremo y en 1990 vocal del Consejo General del Poder Judicial, el órgano de gobierno del ‘tercer poder’ del Estado.

Como decíamos, Zarzalejos padre murió en 2008, seis años antes de que Andoni Txasko, portavoz de Martxoak 3 –asociación que agrupa a víctimas y familiares de víctimas de la masacre del 3 de marzo de 1976 en Vitoria, en la que cinco obreros en huelga fueron abatidos a tiros por la Policía durante una asamblea celebrada en una iglesia de la capital alavesa–, pronunciara su nombre ante la juez María Servini, impulsora de la ‘querella argentina’ contra los crímenes del franquismo y la Transición. Txasko unió cinco nombres a los de Fraga –el 3 de marzo de 1976, ministro de la Gobernación– y Rodolfo Martín Villa –ministro de Relaciones Sindicales– como supuestos responsables de aquella masacre: los de Ángel Campano –director de la Guardia Civil–, Jesús Quintana –el capitán de la Policía Armada que dirigió el asalto a la iglesia–, Víctor Castro –director general de Seguridad–, José Antonio Zarzalejos Altares –director general adjunto de Seguridad– y José Ignacio Zarzalejos Altares –comisario general de Orden Público–; estos dos últimos, el padre y un tío, respectivamente, de nuestro protagonista.

En ese ambiente franquista crecieron los tres hijos del que en los años sesenta había llegado a ser vocal del Jurado de Ética Periodística del Ministerio de Información y Turismo de Fraga: la mayor, Rosario ‘Charo’ –periodista política–, el mediano, José Antonio, y el pequeño, Francisco Javier, secretario general de la Presidencia del Gobierno de José María Aznar y actual director de la fundación aznarista FAES. Tan cercano era –y es– Francisco Javier a Aznar que en 1999 el entonces presidente del Gobierno español lo envió a Suiza, junto con Pedro Arriola y Ricardo Martí Fluxá, a negociar con Euskadi Ta Askatasuna. “No venimos a la derrota de ETA”, le dijo a Mikel Albisu ‘Antza’ el pequeño de los Zarzalejos. Su hermano José Antonio lo contó de otra forma.

Comparte esta noticia

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA