fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

Una democracia amenazada

“La peor forma de injusticia es la justicia simulada.” Platón

Estamos presenciando en los últimos días una campaña en contra del reconocimiento sincero de las fisuras reales que presenta nuestra democracia postfranquista. Todo como consecuencia de las declaraciones de Pablo Iglesias considerando inapropiada la situación que soporta este país en relación al tratamiento del conflicto catalán. Nadie en el uso de una inteligencia mediana puede poner en duda que esta estrategia fue diseñada por el gobierno Rajoy con el explícito y mediático apoyo de la corona española. Planteamiento que hasta el mismo Pablo Casado cuestiona actualmente.

Desde la difusión de grabaciones en la que un ministro del interior no tuvo el menor reparo en proponer la intervención de la fiscalía para afinar asuntos políticos, hasta la intermediación de un magistrado de la Audiencia Nacional en ejercicio, entre el partido popular y su ex tesorero para que no revelara documentación probatoria de la corrupción de su partido, dejan a las claras las deficiencias del sistema. Nos referimos al ministro Fernández Díaz y al magistrado Enrique López. Este último, de recordado incidente alcoholémico tuvo, entre otras actividades, la de ser un ponente frecuente en FAES, la fundación creada por José María Aznar. Además, también la reprobable ocupación de ser nexo para acercar las partes enfrentadas en el conflicto entre el PP y el extesorero. Con anterioridad, fue un entusiasta participante del Consejo General del Poder Judicial reconociendo en este organismo ser una oposición firme a las iniciativas del gobierno Zapatero en materia de derechos civiles. Este señor, con recusaciones en su historial, no ha dimitido aún.

Recordar también, aquél otro mensaje en el que él entonces portavoz en el senado, Ignacio Cosidó, justificaba el acuerdo según el cual los populares elegirían a nueve vocales y la presidencia y los socialistas, a los otros diez vocales. "En otras palabras, obtenemos el mismo numéricamente, pero ponemos un presidente excepcional (Manuel Marchena), un gran jurista con una capacidad de liderazgo y autoritas que las votaciones no sean 11-10, sino cercanas al 21-0. Y además controlando la sala segunda desde detrás y presidiendo la sala 61 ". Ello se traducía en un CGPJ repartido de tal manera que lograrían controlar las salas de enjuiciamiento, con magistrados afines, para abordar temas que afectaban a miembros de los gobiernos populares, a sus diputados y senadores. Además, ésta es la sala especial que tiene entre sus atribuciones ilegalizar partidos políticos, como en el caso de Herri Batasuna. Es un tribunal de la sala segunda encargado de juzgar a los políticos y líderes independentistas por el proceso independentista. Una democracia con estas prácticas es inquietante. De la división de poderes, ya tal.

Pese al ruido de la máquina del fango, que amplifica supuestos agravios a la monarquía y a la calidad democrática, procurando aplacar las imputaciones de las cloacas policiales y periodísticas para defender a corruptos y atacar a adversarios, lo cierto es que una democracia consolidada es sólo la que se atreve a aplicar la justicia a su pasado. Así será capaz de mirar a su futuro. Quizá esa razón evita que se enseñe la historia real que llena nuestras cunetas en colegios e institutos.

Esto supone recordar que no se ha derogado la legislación represiva de la ley mordaza, los aspectos más lesivos de la reforma laboral, el acabar con los privilegios de la Iglesia Católica y las Fuerzas Armadas, algunos de cuyos miembros con vocación genocida, amenazan con fusilar a los veintiséis millones de españoles, incluidos sus hijos, por el mero hecho de discrepar. Todos estos temas sin resolver invitan a concluir que no tenemos una democracia consolidada. El Partido Socialista Obrero Español debería ser consciente de su responsabilidad para resolver estas materias pendientes.

Porque si no lo hace, muy al contrario de una democracia consolidada, lo que tenemos realmente es una democracia amenazada.

Piénsalo cuando votes.

 

 

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes