fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Cultura

Valeria de Netflix: falso relato generacional

Una opinión de Layla Martínez

La primera escena de Valeria es toda una declaración de intenciones: la protagonista, molesta por el ruido que hacen los taxistas en huelga que se manifiestan en la calle, los mira desde el balcón con gesto de fastidio y cierra la ventana. El plano elegido es sintomático: la cámara enfoca a la actriz desde abajo, pero no vemos la manifestación. Solo vemos a Valeria, situada por encima de todos esos huelguistas tan molestos que no la dejan concentrarse. Podría parecer una simple escena desafortunada, pero lo cierto es que la crítica a la huelga no acaba ahí. En la última escena de este primer episodio, la protagonista va a coger un taxi para volver a casa, pero se lo piensa mejor y llama a un Uber. Después de alabar las botellas de agua que incluyen estos coches -en un comentario que parece casi cómico por todas bromas que se han hecho sobre esto en las redes sociales-, el Uber es atacado por los taxistas, que zarandean el vehículo con sus ocupantes dentro. El último plano es la cara de terror de Valeria, que ve las sombras amenazantes de los huelguistas a través de los cristales tintados.

 

Este primer episodio muestra muy bien las claves ideológicas en las que se mueve la serie. Aunque no vuelve a haber referencias tan directas a otros conflictos, los ocho capítulos que conforman la temporada comparten una forma similar de entender la realidad social. Vendida como un relato generacional de los milenial -sí, otro más-, la serie no podía eludir la cuestión de la precariedad, que es seguramente el elemento más distintivo de esta generación. Este término ya es de por sí complejo. Es frecuente que se utilice como un eufemismo para ocultar lo que no es otra cosa que pobreza, para seguir alimentando el andamiaje aspiracional en el que se apoya el sistema: la precariedad es transitoria, algo por lo que atraviesas hasta que consigues un puesto de trabajo de verdad. La pobreza, en cambio, nos hace pensar en gente fea y mal vestida, en barrios de infraviviendas, en descampados llenos de neumáticos. Podemos admitir que somos precarios, pero no nos gusta pensar que somos pobres. Capitalismo emocional hasta los tuétanos, valores inculcados desde pequeños por el cine y la televisión, por padres que nos dijeron que nosotros lo íbamos a conseguir, que necesitaban creer que había algo mejor al otro lado de la esquina para poder seguir soportando el ciclo de trabajo y consumo.

 

Sin embargo, la precariedad tiene también algunas connotaciones diferentes a la pobreza, relacionadas con la inestabilidad, la incertidumbre y la ruptura de los vínculos sociales. Es una forma concreta de ser pobre, propia de este momento histórico. En las generaciones anteriores podías ser pobre y tener una red de familiares y amigos estable a lo largo de tu vida. Ahora, ser precario implica no tener dinero, pero además dar tumbos de un piso compartido a otro y de una relación a otra, con el sufrimiento psíquico que eso conlleva. No obstante, nada de esto aparece en la serie. Sabemos que la protagonista no tiene dinero porque una de las escenas nos enseña un extracto de su cuenta bancaria, pero eso no impide que viva en un piso de unos doscientos metros cuadrados y decorado a la última moda en pleno centro de Madrid, a pesar de estar en paro y de que su pareja tiene un trabajo de unas pocas horas. Valeria acaba aceptando a regañadientes un empleo de vigilante de sala en un museo, pero es solo temporal. Ella en realidad es una escritora que va a publicar su primera novela. Está a punto de triunfar. Su falta de dinero es transitoria. Valeria es Bill Gates en su garaje, no el huelguista que protesta. La serie no es un relato generacional, sino aspiracional. No dice cómo es la generación milenial, sino cómo debería ser, a qué debería aspirar. Y si no consigues triunfar será, por su puesto, tu culpa.

 

Si en el personaje de Valeria la precariedad es solo algo pasajero, en el resto ni siquiera existe. Sus tres amigas tienen trabajos estables y bien remunerados relacionados con lo que han estudiado: una es abogada, la otra intérprete y la otra publicista. Si tenemos en cuenta que, según el Servicio Público de Empleo, el año pasado la tasa de temporalidad de las personas de entre 16 y 30 años era del 92,5%, resulta bastante llamativo. Con la vivienda tampoco parecen tener mucho problema: una alquila un apartamento a la última sin necesidad de compartir y la otra vive sola en otro piso gigantesco en el centro de Madrid. Es cierto que esta última alquila habitaciones a turistas, pero cuando se cansa deja de hacerlo sin que eso suponga un quebradero de cabeza. La tercera vive con sus padres, lo que podría acercarse más a la realidad de la precariedad -según el Eurostat, el 43,8% de las personas entre 24 y 35 años en España viven con sus padres-, pero el guion se encarga de aclarar que en realidad solo es porque teme enfrentarse con ellos y confesarles que es lesbiana y que no quiere trabajar en su bufete. En este personaje hay además un tratamiento curioso de la periferia: se queja de que vive muy lejos del centro y tarda mucho en llegar en transporte público, pero descubrimos que en realidad vive en un chalet en Boadilla, que no puede considerarse periferia en un sentido sociológico. De nuevo es una periferia cosmética y transitoria, como la pobreza de Valeria, muy alejada de la realidad social de los barrios periféricos y de las ciudades dormitorio que rodean Madrid.

 

Además de la precariedad, la otra cuestión importante que aborda la serie es el feminismo. Las cuatro amigas sobre las que gira la trama son mujeres independientes económicamente, con carreras profesionales consolidadas, liberadas sexualmente y que tienen en otras mujeres su grupo de referencia y no en los hombres que las rodean. Sin embargo, aquí también chirría el guion. El personaje más liberado sexualmente resulta ser la amante de un hombre casado que controla totalmente la relación; la protagonista tiene un matrimonio convencional que, si nos atenemos a la edad a la que se casaron y la forma en que se relacionan, parece más bien propio de una o dos generaciones anteriores; y el personaje no heterosexual reproduce los tópicos de promiscuidad que se asocian tradicionalmente con la homosexualidad. Para ser una serie feminista, el guion en realidad es mucho más benevolente con los personajes masculinos que con los femeninos: con la excepción del amante casado, ellos son los empáticos, los que se esfuerzan por mantener los vínculos y los que comunican sus sentimientos. El marido de la protagonista es el que intenta que la relación no se rompa y el chico que le gusta respeta sus decisiones y sus tiempos, mientras Valeria miente, se niega a hablar y piensa únicamente en ella.

 

La promoción de la serie la ha comparado con Girls y Sexo en Nueva York, y en realidad es bastante acertado: como en Sexo en Nueva York, la libertad de las mujeres es solo libertad para comprar ropa cara sin que tu marido te tenga que dar el dinero, y como Girls, vende un supuesto retrato generacional que en realidad  solo representa a una minoría social muy concreta y que funciona como relato aspiracional. Las tres series se parecen porque las tres son insufriblemente pijas y blancas, y porque las tres pretenden hacer pasar por universales la experiencia de las clases medias y altas. Por supuesto, las series no tienen por qué ser representativas de toda la sociedad, pero no pueden presentar como sujeto a un único grupo social mientras los demás son invariablemente el otro, los que estamos ahí solo para cuidar de su madre anciana, servirles la comida o atenderles en el supermercado. El otro exótico, del que disfrazarse, como hacen Valeria y sus amigas cuando organizan una fiesta temática de trap. El relato generacional no es único y no es suyo, también pertenece a las chavalas que viven de verdad en la periferia, a las que han nacido en España pero no tienen derecho a la nacionalidad, a las que necesitan dos trabajos para pagar una habitación en un piso compartido, a las que se implican en los conflictos y los problemas laborales de sus vecinos y no miran las manifestaciones desde el balcón. Ojalá Valeria, en vez de a Girls y a Sexo en Nueva York, se pareciera más a Mai neva a Ciutat y hablase de quedarte en paro y volver a casa de tus padres a los treinta. Ojalá no tener que escuchar que esas series hablan de nosotras cuando en realidad solo contribuyen a que no seamos nosotras, a que no haya un nosotras.

 

 

 

Comparte esta noticia

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA