fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

Vox implicado en una denuncia por abandono de menores contra la concejala que acosaba a Pablo Iglesias

Cristina Gómez, la concejala de Vox que organizaba junto a Miguel Frontera las concentraciones de acoso frente a la casa de Montero e Iglesias en Galapagar, ya contaba con un expediente de expulsión impulsado por su propio partido

Concejala Vox abuso menores

Vox ya había abierto un expediente de expulsión a la concejala, algo que se averiguó por unas declaraciones de Rocío Monasterio ante los medios de comunicación. Hasta el momento se desconocían los motivos del desencuentro entre Cristina Gómez y Vox, pero una acusación ante la Guardia Civil el pasado 13 de octubre evidencia lo sucedido.

La organización ultraderechista ha incitado, a través de su director de Seguridad, José Hidalgo Serrano, un requerimiento ante la Guardia Civil en Galapagar. El testigo y denunciante, ha querido que conste en el escrito la calidad de acompañante de Hidalgo como figura con responsabilidades a la interna de Vox.

En ella, implica a Cristina Gómez en un supuesto delito de desamparo hacia sus propios hijos menores, mentando también a otro compañero de partido, en la vivienda de la edil. LUH! ha tenido acceso a la denuncia donde se relatan los acontecimientos.

Denuncia por desamparo

Los hechos ocurrían en el domicilio de Cristina Gómez, la concejala que organizaba las concentraciones de acoso frente a la casa de la familia de Pablo Iglesias e Irene Montero, y su pareja, José Luis B. El denunciante acudía en calidad de invitado a una comida el pasado 10 de octubre.

Las personas allí reunidas, aparte del denunciante, eran el mencionado matrimonio, Miguel A. y su pareja. Miguel es también miembro de la formación de extrema derecha Vox. Acompañados, además, de los hijos de Gómez, menores de edad.

En la denuncia señala el estado de embriaguez de los presentes, y también “observa como Dña. Cristina y D. Miguel consumen de forma reiterada cocaína", según recoge el escrito. En ella, alerta de conductas inapropiadas por parte de Miguel mientras los padres de los menores no las impedían. “Dña. Cristina se desvanece debido a la ingesta de alcohol [...] y acto seguido su pareja le ayuda a llegar a su cama”.

Mientras, Miguel se encontraba jugando con uno de los hijos más pequeños de la pareja, y “el denunciante se percata de lo que podría ser una posible erección por parte del señor Miguel”. Es entonces cuando decide comunicarle a Miguel, con la intención de que los menores le escucharan, que “no tolera la pederastia”.

Una vez se reincorpora la concejala a la reunión, continua con la ingesta de alcohol y sustancias estupefacientes en presencia de los menores. Uno de los hechos más relevantes que narra la denuncia radica en el momento en el que el denunciante solicita una chaqueta. Uno de los hijos llegó a deslizar una nota manuscrita en el bolsillo, en la que podía leerse “queremos hablar contigo”, lo que interpretó como una petición de ayuda.

Con el transcurso del tiempo, se vuelven persistentes las actitudes, agravando la situación. El denunciante alega que los hechos ocurren ante la presencia de Gómez y que, por ello, decide interpelarla. La edil se limitó a contestar, según recoge la diligencia, que la culpa era de uno de los niños y “del hijo de puta de tu amigo”, refiriéndose a su marido.

Preocupado, acude a la Guardia Civil para interponer la denuncia.

Cristina Gómez cuenta con más demandas previas. A pesar de ello, la última, interpuesta por Irene Montero por coacción y acoso diario, ha sido archivada por el Juzgado de Instrucción y Primera Instancia número 4 de Collado Villalba, recurriendo a la Audiencia Provincial de Madrid la decisión. La propia formación ultraderechista expedientaba a la concejala, declarando que ya contaba con varios “por cosas inapropiadas que ha hecho”.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

1 Comentario

1 Comentario

  1. Bernal de Loureiros

    14 de octubre de 2020 22:38 at 22:38

    Ahí vemos el pedigrí selecto de la ultraderecha española, muy española y mucho española.

    Son degenerados que descienden de otros degenerados que asolaron España desde tiempos inmemoriales.
    Esta vez el caso salió a la luz pública, pero no creo que ocurra lo mismo ni una de cada cien veces que cometen sus aberraciones.
    Estoy seguro de que el denunciante también tiene lo suyo que ocultar o, de lo contrario no estaría donde está.

    Y lo de los supuestos expedientes se da solo si el asunto trasciende, pero no olvidemos que tal vez por eso uno de los ídolos de estos anormales, el cardenal Rouco Varela, dijo un día que lo malo no es que un miembro de la Iglesia sea pederasta, que lo malo es que se descubra.
    ¿Recordamos al cocainómano concejal del Ayuntamiento de palma, Javier Rodrigo de Santos y su doble moral, que era del PP cuando los de Vox estaban en el PP?
    Fue inhabilitado y condenado a trece años de cárcel por abuso sexual de menores y a dos años por un delito continuado de malversación de caudales públicos en clubs de alterne y casas de masaje de ambiente homosexual, mientras de día promovía el odio contra personas LGTBI.
    ¿recordamos al asesor de la IDA, MAR que, a altas horas de la madrugada destrozó no sé cuántos coches que estaban aparcados en una calle de Madrid, por la que circulaba él totalmente borracho y cuando acudió la policía a detenerlo afirmó ante los agentes «me lo bebí todo»?
    ¿y Enrique López, el Consejero de la IDA que después de ser detenido a las 7:30 de la mañana, tras saltarse un semáforo en rojo, conduciendo una moto cuando cuadruplicaba los niveles de alcoholemia permitidos, tuvo que abandonar el cargo que ocupaba en el TC, donde lo había enchufado por el PP?
    Pues eso.

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes