fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

El Megáfono

Vulnerabilidad y crecimiento: ¿volveremos a la normalidad?

La situación extraordinaria en la que estamos sumergidos nos está demostrando varias cosas que repercuten en nuestra forma de vivir

vulnerabilidad covid normalidad

Mateo Canchado

Somos seres vulnerables. Somos seres que, por desgracia, nos creemos inmortales. La apreciación que el ser humano tiene de sí mismo, no es especialmente humilde. Creemos ser la especie dominante capaz de ir más allá de las leyes naturales.

El modernismo nos ha hecho olvidar que somos un producto de la tierra. Tan sólo somos entes efímeros, presos de un viaje con principio y fin, un ciclo evolutivo del que somos presos del tiempo.

Pero ¿y si esta crisis nos despoja del traje de inquebrantables que portamos? Hoy, con el coronavirus, hemos sufrido ese descenso en la jerarquía que nos define superiores a cualquier fuerza natural; todos estamos en el punto de mira. La globalización tenía una cara oscura y, desgraciadamente, lo sabíamos. Pensábamos que las pandemias eran cosas lejanas que vendrían en pateras, pero al final sufrimos las mismas consecuencias.

Aceptar nuestra fragilidad, nuestra condición humana, nos ha hecho estar abiertos al socorro, ya que todos estamos expuestos a la misma situación. En numerosas ocasiones, nuestra sociedad occidental ha consumido el dolor ajeno como un producto; algo que nos venden como anestesia contra los males propios.

No obstante, actualmente todos sufrimos las mismas circunstancias, ni el mero hecho de tener más dinero en tus arcas te hace inmune.

Igual es cierto (lejos de conspiraciones) que este virus nos ha hecho despertar, sentir dolores que creíamos ajenos, en carne propia. Quizá, este virus nos ha despojado de la venda que nos mantenía ciegos.

Nuestro mundo absurdo extrae su nobleza de estas situaciones tan miserables. Nos encontramos con una lasitud teñida de asombro, ya que ha llegado el día en el que surge el ‘por qué’. Nos paramos a reflexionar acerca de cómo podemos ser víctimas siendo nuestra rutina la culpable de esta desgracia.

¿Volveremos a la normalidad?

Es la pregunta que nos planteamos estos días pero ¿alguien conoce la respuesta?

Si reflexionamos acerca de la normalidad nos damos cuenta que vivimos al límite de nuestro propio colapso, bajo una economía guiada por la lógica del crecimiento ilimitado de la riqueza. Cada año se consumen más recursos de los que el planeta puede regenerar bajo el resguardo del mercado, cuya lógica es incompatible con las necesidades del ecosistema.

La naturaleza está siendo concebida como una mercancía de la que extraer beneficios, creemos en la posibilidad de un crecimiento ilimitado. Sin embargo, esto es inasequible ya que los recursos sí lo son.

Asimismo, las restricciones en la actividad industrial y desplazamientos han provocado una mejora en la calidad del aire en grandes ciudades como Madrid. Según un estudio realizado por el ‘tiempo.es’, afrontamos una reducción del 60% en la concentración de dióxido de nitrógeno.

Estos datos llevan a plantear nuevas posibilidades que sitúen la vida en el centro de nuestras preocupaciones. Quizá nuestra normalidad era el problema, por qué volver a ella si podemos cambiarla.

 

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes